Saltar al contenido
Decogas
Contacta con la central
Teléfono91 029 91 15
Emailinfo@decogas.com
Calle Almendros, 8 Local 6A (28821) Coslada, Madrid

¿Cuál es el mejor aislante térmico para tu casa?

Aislante térmico de un hogar

Es fundamental contar con la mejor caldera de gas para disponer de un clima óptimo en tu vivienda; eso sí, este sistema de calefacción no servirá para nada si tu vivienda no cuenta con el mejor aislante térmico.

Este sistema te permite evitar la pérdida de calor y te ayuda a consumir menos energía, pudiendo llegar a un ahorro de hasta un 35% en tu calefacción. Por ello, es necesario aislar las paredes, techos y suelos de tu vivienda.

¿Cuál es el mejor aislante térmico para tu casa?

El mejor aislante térmico para tu vivienda debe caracterizarse por cumplir con estas condiciones:

  • Alta resistencia térmica: protege tu vivienda del frío y el calor.
  • Aislamiento acústico: además de facilitar que tu vivienda tenga la temperatura óptima, este elemento permite absorber el ruido.
  • Alta resistencia al paso del calor: si la temperatura exterior es muy elevada y es imposible que este calor entre en el interior de la vivienda, su función es retrasar esa entrada.
  • Aislante contra el fuego: garantiza una mayor seguridad a tu vivienda.

Aislante térmico en una fachada

El mejor aislante térmico exterior

Existen múltiples productos que permiten aislar térmicamente las paredes y suelos de tu vivienda. Estas estructuras suelen caracterizarse por ser de metal y ser muy fáciles de instalar y transportar. A continuación te mostramos los distintos tipos de aislantes térmicos que puedes encontrar:

  • Aislante térmico reflectante: es muy ligero y está compuesto por varias capas de materiales reflectantes. Además, es recomendable para bajos techos, paredes y buhardillas. Su instalación es muy sencilla y no necesitas más que unas grapadoras.
  • Polietileno expandido: puede encontrarse en distintas densidades y se caracteriza por ser de color blanco. Puede instalarse con adhesivos o con ladrillos.
  • Polietileno obstruido: es más aislante que el anterior y se utiliza para tabiques, fachadas, suelos, bajo cubierta y bajo láminas. Además, es impermeable.
  • Espumas elastoméricas domésticas: son perfectas para adherir, rellenar y aislar pequeños huecos o cajas de persianas.
  • Fibra de vidrio o lanas minerales de roca: permiten un aislamiento térmico y acústico. Además, son más resistentes y son perfectas para suelos, tejados y fachadas.

El aislante térmico interior

Es más económica y te permite crear un aislamiento individual, piso a piso. En este caso, lo mejor es la elección de materiales de lana mineral. Este aislamiento se elabora con materiales naturales y es uno de los mejores aislantes térmicos y acústicos para tu vivienda. Suele utilizarse en suelos, fachadas, cubiertas, tabiques, mamparas o puertas, entre otros.

Otro tipo de aislante térmico puede utilizarse desde la parte exterior, o interior, con un relleno de lana mineral insuflada o cámaras de aire con espumas. Estos elementos garantizan el máximo confort y su instalación es muy sencilla, se inyectan en las fachadas y techos por unos orificios que te permiten aprovechar al máximo el espacio.

¿Por qué es importante aislar térmicamente una vivienda?

Estas son las principales ventajas que puedes obtener de utilizar un aislante térmico para tu casa:

  • Ahorro: el mejor aislante térmico te permite aprovechar todas las ventajas de tu caldera y tu aire acondicionado y puedes ahorrar hasta un 30% en tu factura de la luz.
  • Bienestar: al tener una temperatura agradable, descansarás mejor y podrás disfrutar de todos los beneficios de tu vivienda.
  • Espacios: te permite hacer habitables zonas desaprovechadas, con lo que ganarás metros en tu vivienda.
  • Medioambiente: un mayor gasto de energía supone una mayor emisión de CO2. Por eso, como el aislante térmico gasta menos energía, estarás reduciendo estas emisiones y estarás ayudando a mejorar el medioambiente.

Cómo ves, no existe un aislante térmico perfecto para todas las viviendas, todo varía en función de tu casa y del espacio que deseas aislar