fbpx

Enfrentarse a problemas de presión en la caldera puede ser una situación estresante para cualquier propietario. Mantener la presión adecuada es de gran importancia para el funcionamiento eficiente y seguro de tu sistema de calefacción. Este artículo te guiará a través de los pasos preliminares y métodos efectivos para ajustar la presión, así como prácticas de mantenimiento preventivo para evitar futuros problemas.

radiador con termostato

Pasos preliminares antes de ajustar la presión

Antes de tomar medidas, es fundamental entender y preparar tu sistema. Veamos cómo empezar.

Verificación de la presión actual de la caldera

Antes de intentar cualquier ajuste, es importante verificar la presión actual de la caldera de gas. Esta se lee en el manómetro y debe compararse con los valores recomendados por el fabricante, generalmente entre 1 y 1.5 bares en estado frío. Una lectura precisa es fundamental para determinar el siguiente paso.

Identificación de síntomas de presión alta o baja

Identificar los síntomas asociados con la presión alta o baja en la caldera puede ayudar a diagnosticar el problema subyacente. La presión alta puede manifestarse a través de ruidos inusuales o fugas de agua, mientras que la presión baja puede causar un calentamiento insuficiente o la activación de alarmas de seguridad. Reconocer estos signos es esencial antes de proceder con cualquier ajuste.

Métodos para bajar la presión de la caldera

Cuando la presión de tu caldera supera los límites recomendados, es importante tomar medidas para reducirla y evitar daños o un funcionamiento ineficiente. Vamos a detallar algunos métodos efectivos para lograrlo de manera segura.

Apagar la caldera: El primer paso fundamental

Antes de proceder con cualquier ajuste, es necesario apagar la caldera. Esto no solo es una medida de seguridad para evitar quemaduras o daños durante el proceso, sino que también permite que el sistema se estabilice y la presión disminuya naturalmente en algunos casos.

Después de apagar la caldera, es recomendable esperar al menos unas tres horas antes de proceder con el ajuste de la presión. Este tiempo permite que el agua dentro del sistema se enfríe, reduciendo el riesgo de quemaduras al manipular componentes como la válvula de seguridad o al purgar los radiadores.

Purgado de radiadores: Solución práctica

Una de las causas comunes del aumento de presión en las calderas es la presencia de aire atrapado en los radiadores. Purgar los radiadores permite liberar este aire, lo que a su vez puede ayudar a reducir la presión del sistema.

Para purgar un radiador, necesitarás una llave de purga y un recipiente para recoger el agua que pueda salir. Encuentra el purgador, generalmente ubicado en la parte superior del radiador, y gíralo lentamente con la llave hasta que escuches el sonido del aire saliendo. Cuando solo salga agua, cierra el purgador.

radiador con llave

Comienza purgando el radiador más cercano a la caldera y avanza secuencialmente hacia los más lejanos. Esto asegura que todo el aire atrapado en el sistema sea liberado de manera eficiente.

Manejo de la válvula de seguridad

La válvula de seguridad, también conocida como válvula de sobrepresión, es un componente crítico que mantiene la presión dentro de límites seguros. Si la presión es demasiado alta, abrir manualmente esta válvula puede ayudar a reducirla.

Se recomienda utilizar la válvula de seguridad solo cuando otros métodos no han logrado reducir la presión. Es importante hacerlo con cuidado para evitar el riesgo de quemaduras con el agua caliente que puede salir.

Ajuste del vaso de expansión

El vaso de expansión juega un papel importante en el mantenimiento de la presión adecuada dentro de la caldera. Un vaso de expansión defectuoso puede ser la causa de fluctuaciones de presión.

Este componente absorbe el exceso de presión generado por el calentamiento del agua. Si está dañado o su presión interna no está correctamente ajustada, puede contribuir a problemas de presión en el sistema.

Si después de apagar la caldera y purgar los radiadores la presión sigue siendo alta o fluctúa significativamente, podría indicar un problema con el vaso de expansión. En este caso, es recomendable contactar a un profesional para su revisión o reemplazo.

Llave de llenado y vaciado: Ajuste fino de la presión

La llave de llenado permite añadir agua al sistema, mientras que la llave de vaciado permite eliminarla. Ambas pueden ser utilizadas para ajustar la presión dentro de la caldera.

Si la presión es demasiado baja, abrir la llave de llenado incrementará la presión al añadir agua al sistema. Hay que hacerlo gradualmente para evitar un aumento excesivo de la presión.

Para reducir la presión, la llave de vaciado permite liberar agua del sistema. Al igual que con la llave de llenado, debe hacerse con cuidado para evitar reducir la presión demasiado y comprometer el funcionamiento de la caldera.

Mantenimiento preventivo para evitar problemas de presión

El mantenimiento regular de tu caldera, además de garantizar su eficiencia y prolonga su vida útil, también previene problemas de presión que pueden llevar a fallos en el sistema o incluso a situaciones de riesgo. Aquí te explicamos cómo un mantenimiento preventivo adecuado puede ayudarte a evitar estos problemas.

Revisión anual: Clave para un funcionamiento óptimo

Una revisión anual realizada por un profesional es fundamental para asegurar el correcto funcionamiento de la caldera. Este chequeo incluye la inspección de componentes críticos, como el vaso de expansión, la válvula de seguridad y el sistema de purgado, ajustándolos si es necesario para mantener la presión dentro de los límites seguros. Esta revisión también puede identificar y solucionar problemas potenciales antes de que se conviertan en fallos graves.

Importancia de purgar los radiadores regularmente

Purgar los radiadores al menos una vez al año, preferiblemente antes de comenzar la temporada de calefacción, es importante para eliminar el aire atrapado en el sistema. Este proceso ayuda a mantener una presión estable dentro de la caldera y asegura una distribución uniforme del calor en tu hogar. Un sistema sin aire atrapado es más eficiente y menos propenso a experimentar variaciones de presión inesperadas. En este otro post te contamos cómo purgar los radiadores con la caldera encendida.

Qué hacer si la presión no se estabiliza

Si después de intentar los métodos recomendados para ajustar la presión, esta no se estabiliza, hay que detener cualquier intento adicional y buscar asistencia profesional. Un técnico calificado de Decogas podrá diagnosticar la causa raíz del problema. Contacta con nosotros, la intervención temprana de un experto puede prevenir daños mayores al sistema y garantizar tu seguridad y la de tu hogar.

2 comentarios de “Cómo reducir la presión de tu caldera de forma segura y eficaz

    • Eva dice:

      Si es una pérdida de agua en la válvula de seguridad puede ser un exceso de presión en el circuito de calefacción, habría que vacíar agua por un radiador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te llamamos gratis


    Acepto la Política de Privacidad.

    o Llama Ahora

    Esto se cerrará en 0 segundos

    Presupuesto rápido


      Esto se cerrará en 0 segundos

      Call Now Button