ClickCease

¿Recibirás el milagro de un bebé en casa? ¿O ya tienes un recién nacido y quieres tener todo el ambiente en orden para su sano crecimiento? En ambos casos, conocer cómo usar el aire acondicionado con bebés es algo que ayudará a que tu pequeño descanse de forma segura y crezca con toda la salud necesaria.

Quédate y descubre cuáles son los niveles recomendados de temperatura y humedad, y conoce las mejores sugerencias para que uses el aire acondicionado con bebés de forma segura.

Temperatura y humedad recomendadas

Para que utilices el aire acondicionado con bebés de forma correcta debes considerar los dos elementos claves en su regulación: la temperatura y la humedad.

Temperatura

La temperatura ideal para el bebé en su período de crecimiento se controla en el día y en la noche. Los expertos recomiendan que en el día la temperatura del aire acondicionado debe estar entre 21°C y 24°C. Por otro lado, en la noche debe estar entre 19°C y 21°C.

Humedad

Por otro lado, la humedad recomendada debe oscilar entre 30% y 50%, agregando una buena ventilación natural en algún momento del día con el sistema de climatización apagado. Para la medición de la humedad puedes utilizar un higrómetro.

 Además, se pueden instalar humidificadores o recipientes con agua suficiente para evitar el descenso de la humedad en la habitación.

¿Se puede utilizar el ventilador?

No es recomendable. ¿Por qué? Porque con ventilador, se coloca el chorro de aire de forma directa al bebé. Esto puede generar deshidratación y que el niño sufra alergias y otras enfermedades.

Sugerencias para usar el aire acondicionado con bebés

Sabemos que ahora tu prioridad es cuidar y proteger a ese bebé que tanto amas. Por eso, las siguientes sugerencias serán de gran ayuda para que sepas cómo usar el aire acondicionado con bebés de forma adecuada y segura.

bebe-durmiendo

Evita flujo de aire directo

Se aplica el mismo principio que con el ventilador: nunca coloques el chorro de aire directo al bebé. Este es un error que muchos cometen. Pero esto puede afectar considerablemente su sistema inmunológico. Además, puede ocasionar alergia, deshidratación, tos, bronquitis, neumonía y faringitis.

Mantén la temperatura y humedad recomendadas

Si el bebé duerme contigo y tú acostumbras tener el aire acondicionado en la mínima temperatura, evita seguir esta costumbre. Regula la temperatura y humedad para proteger al bebé. Sigue las recomendaciones dadas en este artículo. Ah, y no olvides ventilar con aire natural las habitaciones, ya que esto es clave para el crecimiento sano del bebé.

Presta atención a los cambios bruscos de temperatura

En este punto puedes climatizar la habitación antes de acostarlo y mantener toda la casa con sistemas de aire acondicionado para que haya una temperatura homogénea. Al contar con una temperatura estable en el hogar, el bebé o se enfermará de amigdalitis, lo que producirá fiebre alta, mucho dolor, mal aliento y voz gangosa.

Mantén limpio el aire acondicionado

La Asociación Española de Pediatría recomienda encarecidamente que los padres aseguren un mantenimiento recurrente del aire acondicionado, cambiando los filtros y garantizando la higiene. Esto es clave para garantizar un espacio y ambiente saludables para el desarrollo de niños pequeños y bebés.

Apágalo a cierta hora de la noche o regularlo

¿Sabías que la temperatura del bebé disminuye mientras duerme? Por eso, asegúrate de apagar el aire acondicionado a cierta hora de la noche o, en su defecto, regúlalo a 30°C o más para que el bebé pueda descansar fresco pero sin frío.

Abrigar bien al bebé

El bebé, por naturaleza, se quita la cobija que le coloques. Pero, puedes abrigarlo bien antes de dormirlo. Colócale una pijama gruesa, de modo que esté bien abrigado y le brinde una temperatura alta y no tenga frío. Y, si vas a salir, lleva contigo una cobija, por si entras en un sitio con muy baja temperatura puedas abrigarlo bien.

En conclusión, para usar el aire acondicionado con bebés debes regular la temperatura y la humedad de forma correcta, mantener una temperatura homogénea en la casa, abrigar bien al bebé, evitar los cambios bruscos de temperatura y hacerle un mantenimiento preventivo al sistema de aire acondicionado. Así, crecerá sano y fuerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat